Reproduccioninfo.com

  HOME || FISIOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN || EMBARAZO Y PARTO || INFERTILIDAD || REPRODUCCIÓN ASISTIDA

Fisiología de la reproducción

Foto: photostock / FreeDigitalPhotos.net

 

Anatomía y morfología del aparato reproductor masculino

 

El aparato reproductor masculino incluye el escroto, los testículos, los conductos espermáticos, glándulas sexuales y el pene. Estos órganos trabajan en conjunto para producir el esperma, los gametos masculinos, así como otros componentes del semen. Estos órganos también se encargan de conducir el semen fuera del cuerpo y en el interior de la vagina, donde pueda llegar a fecundar el óvulo para crear descendencia.

 

Imagen Aparato reproductor masculino:

 

1. Vejiga urinaria 2. Hueso púbico
3.
Pene 4. Cuerpo cavernoso
5.
Glande 6. Prepucio
7. Abertura de la uretra 8. Colon sigmoides
9.
Recto 10. Vesícula seminal
11.
Conducto eyaculador 12. Próstata
13. Glándula de Cowper (glándula bulbouretral)
14.
Ano 15. Vaso deferente
16.
Epidídimo 17. Testículo
18. Escroto

 

Escroto

El escroto es un órgano del hombre en forma de saco, de piel y tejido muscular que alberga los testículos. Se sitúa bajo el pene en la región púbica. Se trata en realidad de dos bolsas adosadas, cada una de ellas con un testículo. La musculatura lisa permite regular la distancia entre los testículos y el cuerpo, regulando así la temperatura en su interior para evitar que se produzca un aumento excesivo de temperatura que perjudique la espermatogénesis y que pueda ser causa de infertilidad. Así, cuando los testículos se calientan demasiado, el escroto relaja la musculatura y se alejan del cuerpo. Y al contrario, cuando hace más frío el escroto se contrae para acercar los testículos al cuerpo y alcanzar la temperatura ideal para la espermatogénesis.

 

Testículos

Los dos testículos son las gónadas masculinas responsables de la producción de esperma y testosterona. Los testículos son órganos glandulares de forma ovalada, de unos 4 a 8 cm de longitud y entre 2 y 4 cm de anchura. Cada testículo se localiza en su propia bolsa escrotal y se conecta con el abdomen por un conducto deferente y por el músculo cremáster. El cremáster se contrae y relaja junto con el escroto para regular la temperatura de los testículos. El interior de los testículos se divide en pequeños compartimentos denominados lóbulos (unos 380 por testículo). Cada lóbulo contiene parte de los túmulos seminíferos junto con tejido instersticial. Este tejido intesrticial contiene un gran número de células madre que se dividen y forman células espermáticas en el proceso de la espermatogénesis.

 

Epidídimo

El epidídimo constituye un almacén del esperma creado. Es una estructura que se pliega sobre la parte superior de los testículos. Si lo estirásemos, el epidídimo mediría varios metros de longitud, por lo que son infinidad de pequeños túmulos que se apelotonan en una masa pequeña. El esperma producido en los testículos se desplaza hacia el epidídimo para madurar. Precisamente, por la gran longitud del epidídimo se hace posible que los espermatozoides maduren adecuadamente, ya que necesitan entre 10 y 14 días para ello.

 

Conductos espermáticos y conductos deferentes

Dentro del escroto, un par de conductos espermáticos conectan los testículos a la cavidad abdominal. Los conductos espermáticos contienen los conductos deferentes, junto a nervios, venas, arterias y vasos linfáticos que nutren a los testículos.

 

Los vasos deferentes, o conductos deferentes, es un conducto muscular que transporta el esperma desde el epidídimo a la cavidad abdominal hacia el conducto eyaculatorio. El vaso deferente es más ancho en diámetro que el epidídimo, de forma que el esperma queda almacenado en su espacio interior. La musculatura lisa de las paredes del vaso deferente contribuye al transporte del esperma hasta el conducto eyaculador mediante movimientos peristálticos.

 

Vesículas seminales

Las vesículas seminales son un par de glándulas lobuladas exocrinas que producen y almacenan parte del líquido que acompaña al semen. Las vesículas seminales se sitúan posteriormente a la vejiga urinaria y anteriormente al recto. El líquido producido por las vesículas seminales contiene proteínas y material mucoide rico en fructosa, y tiene un pH alcalino para ayudar así al esperma a sobrevivir en el ambiente ácido de la vagina. La fructosa constituye el alimento de los espermatozoides, y les ayuda a sobrevivir lo necesario para que lleguen a fecundar el óvulo.

 

Conducto eyaculatorio

El vaso deferente pasa a través de la próstata y se une a la uretra en una estructura denominada conducto eyaculatorio. Durante la eyaculación, el conducto eyaculatorio se abre y expele el esperma y las secreciones de las vesículas seminales hacia la uretra.

 

Uretra

El semen sale al exterior del cuerpo desde el conducto eyaculatorio a través de la uretra, un conducto muscular. La uretra pasa a través de la próstata y termina en el orificio de la apertura de la uretra situado en la punta del pene. Por supuesto, la orina procedente de la vejiga urinaria también sale al exterior por la uretra.

 

Próstata

La próstata es una glándula exocrina exógena, del tamaño de una almendra, que se sitúa en las inmediaciones de la vejiga urinaria y rodea la uretra. La próstata produce una gran cantidad del fluido que compone el esperma. Este fluido es de color blando lechoso y contiene enzimas, proteínas, y otras sustancias químicas que protege y nutre a los espermatozoides durante la eyaculación. La próstata también tiene tejido muscular liso que se contrae y evita la pérdida involuntaria de orina o esperma.

 

Glándulas de Cowper

Las glándulas de Cowper o glándulas bulbouretrales, son un par de glándulas exocrinas del tamaño de un guisante que se sitúan bajo la próstata. Las glándulas de Cowper segregan un fluido alcalino que lubrica la uretra y neutraliza el ácido de los restos de orina que permanezcan en la uretra. Este fluido entra en la uretra previamente a la eyaculación, para preparar un entorno adecuado al esperma.

 

Pene

El pene es él órgano masculino externo situado por encima del escroto. Prácticamente es de forma cilíndrica y contiene la uretra y la apertura externa de la uretra. Grandes columnas de tejido eréctil permiten al pene llenarse de sangre y permanecer en erección. La erección del pene provoca un aumento de tamaño y de rigidez. La función del pene es depositar el esperma en el interior de la vagina durante el acto sexual. También, permite la excreción de la orina a través de la uretra.

 

Esperma

El esperma es el fluido producido por los hombres para la reproducción sexual y sale al exterior mediante la eyaculación. El esperma contiene espermatozoides (gametos reproductivos masculinos), junto con un gran número de sustancias químicas suspendidas en un medio líquido. La composición química del esperma le otorga una consistencia espesa, pegajosa y con un pH ligeramente básico. Estas características ayudan al semen en la reproducción, manteniéndolo nutrido y neutralizando el ambiente ácido de la vagina. En hombres adultos sanos, el semen contiene cerca de 100 millones de espermatozoides por ml. Tan sólo uno de estos espermatozoides fecundará el óvulo en las trompas de Falopio.

 

Imagen aparato reproductor masculino: Elf Sternberg para Wikipedia